El contraste entre el interior y el exterior puede ser una de las manifestaciones principales de la contradicción en la arquitectura. Sin embargo, una de las más poderosas ortodoxias del siglo XX ha sido la necesidad de la continuidad entre ellos: el interior debería ser expresado en el exterior  VENTURI, R.

La Escuela de Arquitectura en Tournai de Aires Mateus es una intervención dentro de una manzana que cuenta con edificios preexistentes, estos edificios de diferentes usos son ahora articulados por un nuevo volumen de características completamente diferentes y que sirve como cara visible del proyecto. Es en este cuerpo donde los arquitectos ponen en práctica la estrategia que distingue sus obras.

Este volumen aparentemente ciego y de aspecto pétreo moldea espacios de circulación que conectan las estructuras existentes, también contiene un auditorio y salas diversas. Se identifica claramente por oposición a lo antiguo, los arquitectos incluso tienen el gesto de separarlo insinuando una pequeña brecha en la fachada que se aprecia en la fotografía. No podemos ver lo que sucede en el interior, porque el foco está puesto en experimentar el espacio desde dentro. Se puede decir que el proyecto se vive de maneras diferentes según el lugar donde se encuentre el espectador.

En las oficinas de Zamora, Alberto Campo Baeza aplica una estrategia proyectual distinta, pero que aún así, se puede relacionar con los conceptos que manejan Aires Mateus. Aquí una caja de cristal completamente transparente es circundada por un muro pétreo que se mimetiza con los edificios del entorno, este muro casi ciego, fue perforado únicamente en algunos sitios para enmarcar ciertas visuales..

Este muro macizo y pesado contiene una plaza del mismo material, esta plaza a su vez aloja una caja de cristal liviana y transparente, donde se distribuyen las exigencias programáticas del encargo. La estructura de la caja es perfectamente reconocible, al igual que todo lo que sucede en su interior, pero sólo para quienes habiten la plaza. Algo sumamente contradictorio.

En ambos proyectos se utiliza la masa como recurso proyectual, pero de manera diferente. Aires Mateus la emplea directamente para moldear los espacios interiores, los vacíos que genera son los auténticos protagonistas de la intervención.2 Para Campo Baeza, en este proyecto parece constituir únicamente un límite, o la excusa, para poder aislar su caja de cristal sin ser agresivo con el contexto y potenciar la idea de transparencia y ligereza.

Desde el punto de vista de la calle, las dos situaciones presentan un carácter autista, no comunican lo que sucede en su interior. Más allá de esta similitud, cabe destacar la cualidad de definir espacios a través de macizos presente en la obra de Aires Mateus, el “hacer que los vacíos se experimenten como espacios”1. Cualidad que no existe en las oficinas, donde lo macizo es sólo un límite que alberga una re-interpretación de la idea moderna de continuidad interior-exterior.

 

1- VENTURI, R. (2010). Complejidad y contradicción en la arquitectura. Barcelona: Gustavo Gili, p.131.

2- CORTÉS, J.A. (2018). Construir el molde del espacio. El Croquis. N. 186, 20-41.

3- ZEVI, B., CALCAPRINA, C. and BERMEJO GODAY, J. (2004). Saber ver la arquitectura. Barcelona: Apóstrofe.