Tanto la obra de los arquitectos Caruso-St. John como la de Sergison-Bates siguen exploraciones espaciales que van más alla de ciertos límites establecidos por el Movimiento Moderno, y en el caso de Bates quizás incluso más atrás en el tiempo, en pos de recuperar la generación de experiencias y atmósferas en los interiores de sus proyectos. Algo que deben al texto “Figuras, puertas y pasillos” de Robin Evans1 según sus propias declaraciones.2

El proyecto de viviendas en Zúrich no parece reflejar el discurso que presenta Caruso-St. John al abordar la arquitectura. Tal vez porque no esté presente la fachada, que suele ser el elemento estructurador de sus obras3. La distribución de las unidades sigue un patrón reconocible y los espacios interiores parecen ajustarse a los estándares tradicionales en cuanto a forma y recorridos. Los arquitectos plantean un fuerte vínculo con el exterior a través de unas terrazas contiguas al estar y comedor. En general, se podría decir que el aspecto exterior del edificio está completamente definido por su configuración interior.

Las viviendas en Múnich de Sergison-Bates son todo lo contrario. Si bien es cierto que se replican ciertas viviendas entorno a los núcleos circulatorios, las mismas se deben adaptar completamente a la forma exterior del edificio. Una forma irregular, que encierra patios interiores, y que en principio parecería caprichosa. No está presente la figura del pasillo, las habitaciones devienen en espacios neutros e irregulares que sirven de distribución pero también podrían alojar otras actividades. Los arquitectos plantean en su discurso la necesidad de explorar el potencial espacial de la planta1, y en este caso lo hacen a través de una estructura celular que genera itinerarios y se orienta más a la experiencia del usuario que a la tradición moderna de materializar un diagrama.

Mientras que las plantas de Caruso-St. John se componen de figuras geométricas regulares, Sergison-Bates parecen recurrir a elementos del barroco, introduciendo figuras elípticas en las cajas de escaleras y volviendo a utilizar el espesor del muro en la definición de ciertos espacios de carácter secundario. A pesar de esto, la definición formal del conjunto no cae en un eclecticismo ochentoso y presenta una excéntrica pero interesante búsqueda hacia la definción de un modo de hacer contemporáneo.

 

1-EVANS, R., PUENTE, M., MONEO, R. y MOSTAFAVI, M. (2005). Traducciones. Valencia: Editorial Pre-Textos.

2-PIMLOTT, M. (2016). Entrevista con Stephen Bates, Jonathan Sergison y Mark Tuff. El Croquis. N. 187, 06-23

3-AURELI, P. V. (2013). Forma y Resistencia: Una Conversación con Caruso St John. El Croquis. N. 166, 08-21